4.8/5 - (5 votos)

El verano es una estación esperada por muchos, pero también puede plantear desafíos particulares para las personas mayores. A medida que las temperaturas aumentan, es esencial prestar especial atención a la salud y el bienestar de nuestros mayores. En este artículo, exploraremos los problemas más comunes que enfrentan los mayores durante el verano, las enfermedades asociadas, la importancia de la hidratación adecuada y los cambios de rutina que pueden ayudarles a disfrutar de esta temporada sin complicaciones.

1.Los problemas más comunes durante los meses más cálidos y que enfrentan diversos problemas de salud debido a factores como el calor extremo, la exposición solar y los cambios en su entorno son:
  • a) Golpe de calor: Los adultos mayores son más propensos a sufrir golpes de calor debido a una menor capacidad de regular la temperatura corporal. Esto puede llevar a complicaciones graves e incluso poner en riesgo su vida.
  • b) Deshidratación: Son más susceptibles a la deshidratación, ya que pueden perder líquidos más rápidamente y tener una menor sensación de sed. La falta de hidratación adecuada puede desencadenar problemas de salud, como fatiga, mareos y problemas renales.
  • c) Quemaduras solares: La piel de los adultos mayores es más delicada y susceptible a las quemaduras solares. La exposición excesiva al sol sin protección puede provocar daños en la piel e incluso aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel.
2. Enfermedades relacionadas con el calor: El calor intenso del verano puede agravar ciertas condiciones de salud preexistentes en los mayores. Algunas enfermedades comunes relacionadas con el calor incluyen:
  • a) Enfermedades cardiovasculares: El calor excesivo puede afectar negativamente el sistema cardiovascular, aumentando el riesgo de enfermedades del corazón, hipertensión arterial y problemas circulatorios.
  • b) Problemas respiratorios: Las altas temperaturas y la humedad pueden dificultar la respiración, especialmente en personas con enfermedades respiratorias crónicas como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • c) Trastornos relacionados con la piel: El calor y la exposición solar excesiva pueden desencadenar problemas cutáneos, como erupciones, irritaciones y agravamiento de condiciones como el eccema y la psoriasis.
3.Importancia de la hidratación: La hidratación adecuada es fundamental para mantener la salud y el bienestar de los mayores durante el verano. Algunas consideraciones importantes incluyen:
  • a) Beber suficiente agua: Es esencial recordar a nuestros abuelos la importancia de beber agua regularmente, incluso si no sienten sed. Se recomienda una ingesta de al menos 8 vasos de agua al día.
  • b) Limitar la ingesta de alcohol y cafeína: El alcohol y la cafeína pueden aumentar la deshidratación. Se debe aconsejar a los mayores que moderen su consumo de estas sustancias y opten por alternativas más hidratantes.
  • c) Consumir alimentos ricos en agua: Algunas frutas y verduras, como sandía, pepino y melón, contienen altos niveles de agua y pueden ayudar a mantener una hidratación adecuada.
4.Cambios de rutina y cuidados adicionales: Además de la hidratación, es importante que las personas mayores realicen cambios en su rutina diaria para adaptarse al verano:
  • a) Evitar la exposición solar en las horas pico: Se debe animar a los mayores a limitar su exposición al sol durante las horas más calurosas del día (generalmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m.), y utilizar protector solar, ropa protectora y sombreros cuando salgan.
  • b) Buscar lugares frescos: Recomendarles que pasen tiempo en lugares frescos, como centros comerciales, bibliotecas o en sus propias casas con aire acondicionado.
  • c) Realizar actividades físicas moderadas: Fomentar la práctica de ejercicio físico en horarios más frescos, como la mañana o la tarde, evitando actividades extenuantes bajo el sol directo.

El verano puede ser una estación desafiante para las personas mayores, pero tomando precauciones adecuadas, pueden disfrutar de esta temporada sin problemas de salud. Es fundamental prestar atención a los problemas comunes asociados al calor, como el golpe de calor y la deshidratación, así como realizar cambios de rutina y cuidados adicionales para garantizar su bienestar. Recordemos que nuestro compromiso y cuidado con las personas mayores son fundamentales para asegurar que disfruten de un verano saludable y feliz.

 

Comparte

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PIDE PRESUPUESTO

    Solicita información o llámanos al
    96 316 38 66

    Qué Necesitas?

    Si quieres trabajar con nosotros envía la solicitud desde el apartado de empleo

    ENVIAR SOLICITUD DE EMPLEO

    Nombre

    Teléfono

    Email

    Código Postal

    Tu Consulta