Cuidar a una persona con Alzhéimer es una tarea difícil, ya que requiere de mucha atención y dedicación. La persona cuidadora necesita el soporte de su familia y amigos para superar el día a día y el estado de ánimo cambiante del paciente. Te dejamos unos consejos para el cuidador de mayores con Alzheimer

Consejos para el cuidador de mayores con Alzheimer

Infórmate acerca de la enfermedad

Aprender acerca de la enfermedad de Alzheimer puede ayudarte a entender y enfrentar estas dificultades.  Pregunta al médico y a los expertos: si acompañas al anciano a la consulta con el médico, haz todas las preguntas que tengas, sobre la progresión de la enfermedad y cómo actuar en situaciones diarias que puedan suponer un conflicto. Cuanta más información tengas, mejor podrás ayudar. Ponerse en contacto con asociaciones de pacientes , centros de día y grupos de apoyo también es muy recomendable tanto para el cuidador, como para los familiares. Además de conocer más aspectos de la enfermedad que desconocíamos, esto nos permite compartir vivencias con personas que están en la misma situación.

Cuida tu comunicación

El Alzheimer, al igual que otros tipos de demencia, disminuye las habilidades de las personas para comunicarse. Por ello, la mayor dificultad para la relación de los cuidadores y familiares con los pacientes de Alzheimer surge al momento de comunicarse.

Cuando aparecen problemas de comprensión y comunicación, es esencial que el cuidador o cuidadora tenga mucha paciencia, empatía y comprensión, y que además escuche activamente al mayor. Al hablar con la persona con Alzheimer, llámala por su nombre para captar su atención, háblale con un tono pausado y amable, dándole tiempo para encontrar las palabras correctas y expresarse.

Mantén la calma

En ocasiones puedes vivir situaciones delicadas, en las que el anciano tenga conductas agresivas o fuera de lugar. Intenta no discutir con él/ella, y no tomarte las cosas a nivel personal, ya que lo más probable, es que sean conductas sobre las que no tiene control.

Adapta la rutina

Aunque tengas una rutina de actividades con el mayor ya fijada, ten en cuenta que, habrá momentos del día en que la persona esté más lúcida, y otros en los que presente más confusión o desorientación. Sé flexible, y realiza las tareas más complejas cuando observes que el mayor está atento y tranquilo.

Estimulación cognitiva

Las actividades de estimulación cognitiva pueden beneficiar a cualquier persona. En el caso de las demencias, puede proporcionarse estimulación en cualquier estadio de gravedad de la enfermedad. Existen diferentes actividades que podemos realizar con el mayor enfermo de Alzheimer, para mejorar su capacidad cognitiva, o retrasar el deterioro propio de la demencia. Tenemos las actividades papel y lápiz, como las sopas de letras o cruzadas, la búsqueda de diferencias o los sudokus, pero también podemos recurrir a otros ejercicios muy sencillos, que pueden beneficiar enormemente al mayor. Por ejemplo, pedir que nos cuente cómo cocina un plato concreto o que nos escriba una receta, preguntar qué hizo ayer, preguntar por algún acontecimiento familiar reciente que sea agradable, repasar y ordenar las próximas citas médicas, etc.

 

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PIDE PRESUPUESTO