Geriatría y gerontología son dos términos que hacen referencia a la vejez, pero por muy parecido que puedan sonar, ambos no tienen el mismo significado, aunque bien es cierto que están íntimamente ligados.

La gerontología (del griego Geron, «hombre viejo» y logos, «estudio», «tratado») es la ciencia que se dedica a estudiar los diversos aspectos de la vejez y el envejecimiento de una población, tales como los biológicos psicológicos, sociales, económicos y culturales. Por otra parte comprende sus necesidades físicas, mentales y sociales, como son abordadas por las instituciones -gubernamentales y no gubernamentales- que les atienden y el envejecimiento de una población.

La gerontología cuando se enfoca en la etapa de la vejez, en los aspectos biológicos se conoce como biogerontología y si es en los aspectos psicológicos es psicogerontología.

La geriatría es una especialidad médica dedicada al estudio de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación de las enfermedades en las personas de la tercera edad, es una rama especializada de la medicina que atiende las enfermedades de la vejez.

La Geriatría resuelve los problemas de salud de los ancianos en el área hospitalaria y en la comunidad; sin embargo, la Gerontología estudia los aspectos psicológicos, educativos, sociales, económicos y demográficos de la tercera edad.

Si la Geriatría es una rama médica que aborda múltiples patologías de las personas mayores, la Gerontología es una ciencia, también multidisciplinar, con un extenso ámbito de actuación. Un gerontólogo puede ser médico de familia o de otras especialidades y también o ser un profesional de otros ámbitos de  la salud como el de la Psicología, la Enfermería o la Terapia Ocupacional, sin excluir cualquier otro campo, como podrían ser los que abarcan las Ciencias Sociales.

Geriatría y Gerontología son especialidades distintas, pero forman un binomio esencial para lograr los tratamientos multidisciplinares que requiere la atención integral a las personas mayores.

Estas dos disciplinas son de suma importancia, sobre todo si pensamos de cara a un futuro. La esperanza de vida cada vez es mayor, tal es así, que de media los hombres viven más de 70 años y las mujeres de 80. Todo esto supone unos cambios físicos, políticos y culturales que afectan a todo el conjunto de la población.
 
Con este inminente envejecimiento de la población y con una pirámide poblacional que es más amplia en la parte de los tramos de edad considerados como vejez, la geriatría y la gerontología se erigen  como dos pilares fundamentales para garantizar la calidad de vida de todas aquellas personas que llegan a la vejez, ya que gracias al estudio de ésta, se pueden proponer una mejores soluciones que contemplen este nuevo estilo de vida. 

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PIDE PRESUPUESTO