96 316 38 66 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Slide background

Cambios posturales que evitan problemas mayores

 

 

La movilidad de los pacientes encamados o los que no deambulan con facilidad por sí mismos es clave para evitar problemas mayores, entre los que las úlceras por presión y la pérdida de masa muscular encabezan la lista. Los cuidadores conocen las pautas más utilizadas para manejar al paciente con movilidad reducida. 

 

Es bueno, más bien obligatorio, cambiar de postura a las personas que tienen una movilidad limitada o las que se encuentran encamadas, ya que es la única manera de evitar que se desarrollen úlceras por presión (UPP). Las UPP son lesiones que se producen porque una zona del cuerpo, generalmente donde hay una prominencia ósea, está sometida a una presión continua durante un tiempo prolongado. Cuando una persona autónoma, independiente, se encuentra incómoda por llevar mucho tiempo en una misma postura en la cama, sentada en el sillón o en una silla, cambia de posición sin ningún problema, son movimientos que se hacen de una forma casi involuntaria. Pero la cosa cambia cuando se trata de personas con escasa movilidad, donde hay que procurar establecer una serie de cambios posturales. 
 

De esta forma, las zonas que están sometidas a una mayor presión, por el peso del cuerpo, quedan libres y se produce una correcta circulación periférica, un adecuado aporte de oxígeno y de nutrientes a las células. Así, “logramos reducir el tiempo de exposición de los tejidos a la presión.

Las personas dependientes, con movilidad reducida o encamadas, necesitan que se les ayude a realizar estos cambios posturales porque ellos cuando sienten la necesidad de cambiar de postura no pueden, y si esto no se realiza se podrían desarrollar úlceras por presión”.

 

En esta misma línea, además de evitar las úlceras de presión, el cambio postural también hace que se prevengan otras complicaciones derivadas de la inmovilidad del sistema cardiovascular, esquelético, respiratorio, nervioso, digestivo..., ayudando al paciente a mantener una postura adecuada para favorecer su bienestar.