96 316 38 66 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Slide background

Servicio de Asistencia y ayuda a Domicilio en Valencia

Alteraciones en el comportamiento en las personas con alzhéimer ¿Que hacer?

Las alteraciones del comportamiento en las personas con alzhéimer se manifiestan en la mayoría de los enfermos. Identificar las causas y los factores que mantienen los síntomas es fundamental para poder controlarlos.

Las alteraciones del comportamiento en las personas con Alzheimer muchas veces tienen más impacto en el cuidador que las propias alteraciones de memoria típicas de la enfermedad. Es una de las causas principales de que una familia decida llevar al enfermo a una institución. No vamos a negarlo ni a suavizar la realidad, son difíciles de manejar aún para los profesionales.  Pero hay estrategias para enfrentar esas situaciones y que la posibilidad de éxito sea mayor. Hoy no vamos a hablaros de actuaciones concretas sino brindaros un método; una forma de actuar y de pensar las alteraciones del comportamiento que podéis aplicar en todos los contextos.

Alteraciones del comportamiento comunes en las personas con enfermedad de Alzheimer.

Son muchas las alteraciones del comportamiento que puede tener una persona con alzhéimer y por supuesto, no va a presentar todas las alteraciones y las que sí padece no las va a manifestar con la misma intensidad o frecuencia. Algunas veces la persona puede estar muy apática y en otras muy agitada y en cada ocasión la única constante es la de un familiar intentando lidiar lo mejor que puede con esa situación. He aquí un listado de algunas alteraciones del comportamiento comunes en las personas con alzhéimer:

  • Depresión.
  • Enfados.
  • Delirios.
  • Alucinaciones.
  • Reacciones catastróficas.
  • Indiferencia/Apatía.
  • Agitación.
  • Agresión.
  • Irritabilidad.
  • Alteraciones del sueño: duerme mucho o muy poco o cambia los horarios.
  • Inapetencia.
  • Deambulación.
  • ASeguimiento persistente del cuidador.

 

Qué hacer para manejar las alteraciones del comportamiento.

 

En realidad es muy sencillo y seguramente sin ser conscientes de ello lo habéis aplicado en varias circunstancias. Se trata de haceros varias preguntas que permitan averiguar qué está ocasionando el problema, cuándo y qué puede estar contribuyendo a que se mantenga.

Porque sí, partimos de la premisa de que toda conducta tiene una causa aunque nosotros no seamos capaces de comprender cuál. El deterioro cerebral que padece una persona con demencia afecta grandemente su capacidad para comunicar, saber qué puede estar sintiendo es en ocasiones un trabajo digno de Sherlock Holmes ¿Habéis pensado que cuando emite sonidos sin aparente sentido es porque le duele algo o ya lleva demasiado tiempo en una misma posición? O simplemente necesita que le toques.

En fin, aquí os van los elementos que debéis considerar ante síntomas de alteraciones del comportamiento en vuestro familiar según las propuestas de Jordi Peña Casanova; uno de los expertos en el área Alzheimer más importante de España.

¿Cuándo aparece el problema?

¿En momentos concretos? ¿Justo antes de comer? ¿O cuando cambia el cuidador? ¿Tal vez a la hora del baño? Identifica qué factores se repiten en cada ocasión.

¿Dónde aparece el problema?

¿Es en la casa o cuando va al centro de día? ¿Tal vez en casa de otro familiar?

¿Qué sucede antes del problema?

De nuevo, busca los factores que se repiten, en ellos está la clave. ¿Se enoja cada vez que hay discusiones alrededor? ¿O cuando llega alguien nuevo? ¿Tal vez es justo antes de la medicación?

¿Cómo se desarrolla el problema?

¿Qué hace la persona? ¿Grita, se angustia, comienza a deambular, se niega a comer? ¿Qué hacéis los familiares?

¿Qué sucede después de la aparición del problema?

¿Cómo reaccionan quienes le rodean? Muchas veces en la reacción está la clave. Puede ser que os alteréis y eso contribuya a mantener un episodio que transcurría sin más complicaciones de otra manera. O por el contrario, os acercáis y le dais cariño y es precisamente eso lo que busca.

¿Y qué hacer con todos esos datos? Pues modificaciones, incluyendo farmacológicas cuando sea necesario y reforzar las cosas que sí funcionan. Porque hay veces que se están haciendo cosas que ayudan a controlar esas alteraciones sin ser conscientes de ello. Identificadlas y usadlas a vuestro favor. Estamos absolutamente convencidas que nadie sabe mejor lo que funciona con una persona con demencia que su cuidador principal.